Cómo ser un buen UX y no morir en el intento

Vaya título, no? Como si fuera un título de Almodovar.

Bueno, no es que aquí tengamos la receta infalible para conseguirlo, pero queremos daros unas herramientas básicas necesarias para que el proceso completo de diseño sea exitoso y no caiga en el fracaso. Eso sí, no olvidéis que siempre tendremos que ponerle algo de nuestra parte, para algo somos creativos.

¿Cómo ser un buen UX?

Según nuestra experiencia, para ser un buen UX se necesita comprender y aplicar las herramientas utilizadas en las diferentes metodologías de análisis que se usan en las diferentes fases de desarrollo de un producto. Por eso vamos a explicar a continuación las más importantes.

Una cosa a tener en cuenta es que estas herramientas pueden ir sufriendo cambios, o más bien, pueden ir evolucionando con el tiempo, por lo que tendremos que ir adaptándolas a esas evoluciones.

1. Encuestas a los usuarios

Las encuestas ayudan a los diseñadores UX a poder obtener datos de los usuarios. Es una manera de convertir supuestos subjetivos en datos objetivos para así mejorar la experiencia general en el sistema. No es suficiente con suponer, por eso nos debemos apoyar en el método científico. Se puede desarrollar una hipótesis de cómo nuestros usuarios pueden solucionar sus necesidades, pero no será válida hasta que utilicemos un método para validar nuestras hipótesis.

En este caso la encuesta ayuda al principio a tomar una dirección en el desarrollo de nuestro proyecto digital.

2. User Personas (Personas usuario)

Analizar a las personas que van a usar mi producto nos ayuda de primeras a entender cuáles son sus necesidades, objetivos, emociones, comportamiento, miedos y limitaciones, además de otros datos demográficos estándar, con los que establecer cómo es mi usuario, y así dirigir todos nuestros esfuerzos en determinar las directrices del tipo y el tono de la comunicación que tendrá con mi producto.

Debemos tener en cuenta que todos somos diferentes y por tanto el tono de la comunicación se verá condicionado de por quien seamos.

3. Content Audit (Inventario de contenidos)

Se trata de generar un inventario de todo el contenido que vamos a mostrar y de la función de cada unos de sus apartados. Este listado deberá comprender tanto imágenes, como textos, links o documentos. Una vez tengamos claro el inventario evaluaremos si realmente aportan valor al usuario al momento de navegar o utilizar el producto.

Es importante analizar e investigar bien a fondo, mediante cuadros, diagramas o mapas, todos los elementos que se le van a mostrar al usuario, y así tener claro si existe un aporte de valor en cada uno de los apartados.   

4. User Flows (Flujos de usuarios)

Se trata de unos diagramas de flujo que nos sirven para entender los pasos, procesos y tareas por los que debe pasar el usuario durante una determinada actividad dentro de un sistema. Nos servirá para evaluar si la experiencia del usuario es satisfactoria y agradable y si cumple con el propósito para el que se ha pensado el sistema.

Gran parte del éxito de un producto está basado en cómo se lleva a cabo su proceso de uso. Debe ser claro, debe comunicar de manera fácil cuál es su función, no debe crear dudas de acción y debe dejar claro los objetivos de cada una de sus partes.

5. Wireframes

Una vez ya tenemos claro nuestro tipo de usuario, los pasos que tienes que seguir para lograr su objetivo y el contenido que va a mostrar el producto, pasamos a  prototipar, para lo que utilizaremos los wireframes.

Los wireframes son bocetos y esquemas que nos van a servir como herramienta para para poner a prueba el concepto completo. Esta visión global del producto y al mismo tiempo concreta de cada una de sus partes, va a permitir prever cambios de última hora que retrasarían la finalización del producto. En esta parte se validan en gran medida las hipótesis que en un principio hemos tomado sobre el comportamiento de nuestro usuario con el producto.

6. A/B Testing

Seguimos en la fase de prototipado. Cuando creamos un prototipo A/B, hacemos dos versiones del producto final y las ponemos a disposición de nuestros usuarios tipo para poder sacar datos del comportamiento de uso que pueden tener según cada una de las versiones. Se suele utilizar para analizar y comparar dos posibles soluciones de determinadas partes, aunque también para analizar el producto en conjunto.

Hay que tener mucho cuidado y pensar bien las dos versiones porque de otro modo podríamos obtener datos erróneos.

Y bueno en resumen

Bueno en resumen, esto que hemos hablado es lo que hoy en día se tiene presente al desarrollar un producto de UX. tomar en cuenta estas tareas nos ayuda en el camino de poder desarrollar un producto sin errores en gran medida posible. Estas tareas y procesos son partes de lo que se debe asumir como diseñador y uno es libre de especializarse en cualquiera de estas.

Si eres un UX nuestra sugerencia es que debes tener estas tareas en mente y claro también te invitamos a especializarte en alguna de ellas y así poder marcar diferencia dentro de este nuevo mercado competitivo del diseño de aplicaciones. Si el artículo te gustó te invito a que veas uno de nuestros post relacionados sobre las 6 herramientas imprescindibles para la investigación UX

Sometimes it is not easy start.

Simplify it, Get a free consultation.